¿Merece la pena visitar Taiwan?

¿Merece la pena visitar Taiwan?

 

Taiwán ha sido una especie de destino rebote en esta particular vuelta al mundo que voy diseñando según avanzo. Nunca me planteé incluirlo en mi recorrido y nunca pensé que pasaría por allí. Tampoco sabía decir si merece la pena visitar Taiwan.

Si alguien me hubiera preguntado por Taiwan habría quedado un poco como aquellas misses de los concursos cuando les preguntaban por Rusia. Vaya, que en mi cabeza Taiwan era un lugar bastante gris, lleno de talleres produciendo todo aquel «Made in Taiwan» de ropa y calzado barato, de dudosa calidad. Nada muy atractivo, la verdad.

¿Por qué terminé pasando por Taiwan? La culpa la tienes Skycanner, sí, así de simple. Buscaba vuelos baratos para salir de Japón y seguir mi viaje y encontré uno a Taipei que no llegaba a 50€ así que, ¿por qué no? Además, desde allí había buenas opciones para volar directo a Chiang Mai que era mi siguiente destino, donde había decidido parar un tiempo después de viajar durante cuatro meses. Todo se alineó para que aterrizara en Taipei.

Os diré que sí, Taiwan es un poco gris pero solo en lo que al clima se refiere. Pasé aquí cuatro días pero podría haberme quedado mucho más de no haber tenido ya mi billete a Chiang Mai comprado.

 

Conoce Taiwan

¡Algunos datos! Si quieres aprender cosillas para ganar quesitos de Trivial o si eres de las mías y no sabes mucho sobre esta isla y quieres aprender, sigue leyendo. Además evitarás sentirte así:

 

Si pasas del Trivial puedes bajar hasta la siguiente foto pero luego no digas que no te avisé 🙂

 

Algunos datos importantes

  • tiene el tamaño de Aragón, pero viven aquí 23 millones de personas (1,3 millones en Aragón) y, si tenemos en cuenta que las dos terceras partes de la isla son escarpadas montañas, eso les deja bastante poco espacio, la verdad.

 

  • es una república democrática, tiene su propia constitución, moneda y bandera, pero es un estado con reconocimiento limitado ya que China sigue reclamándolo como parte de su territorio. Le llaman la isla rebelde.

 

  • la isla estaba habitada por tribus indígenas de origen malayo-polinesio hasta que en el siglo XVI fue ocupada por portugueses, españoles, holandeses y chinos. Los chinos echaron a los holandeses y en 1895 la cedieron a Japón. Este país ocuparía la isla de Formosa (así la llamaban los portugueses) durante 50 años. De ahí su clara influencia japonesa.

 

  • tras la II Guerra Mundial Japón devuelve la isla a China pero justo en ese momento estaban en plena guerra civil entre la china comunista de Mao y la nacionalista de Chiang Kai-Shek. En 1949 la China comunista vence y crean la República Popular China o lo que hoy conocemos como China.

 

  • los vencidos se retiran a la isla de Taiwan donde dan continuidad a la República de China (la parte vencida) e incluso se definen como la verdadera China. Chiang Kai-Shek tenía toda la intención de volver a conquistar tooooodo el territorio continental, cosa que no pasó.

 

  • mantuvieron el estado de guerra en Taiwán hasta 1.987 con lo que estuvieron la friolera de 38 años bajo la ley marcial, en lo que se conoció como Terror Blanco. Cientos de miles de taiwaneses fueron encarcelados y ejecutados por oponerse al Kuomintag, el partido nacionalista de Chiang Kai-Shek.

 

  • a día de hoy Taiwán es un país democrático, está presidido por una mujer y probablemente sea uno de los países en Asia donde hay más igualdad entre hombres y mujeres. Es uno de los cuatro países asiáticos más potentes desde el punto de vista económico y de desarrollo tecnológico y el famoso “made in taiwan” ahora es sinónimo de I+D y de tecnología. De hecho, ellos lo llaman MIT (sí, a nosotros en occidente nos suena a una universidad llena de gente lista en Massachussets) y este juego de siglas refleja claramente el cambio que ha experimentado este país.

 

Las tensiones con China lejos de desaparecer se han reforzado ya que la presidenta actual aboga por el nacionalismo de Taiwan y esto a los chinos no les gusta demasiado. Así que el conflicto está muy candente.

 

 

Curiosidades

Perrito de Taiwan, os juro que no era un peluche.

 

Si vamos a cosas más del día a día:

  • hay más carritos de perro que de bebés en esta ciudad. El amor por sus mascotas es directamente proporcional al surrealismo de algunas de las cosas que venden allí para los perretes.

 

  • llueve siempre, en serio. Aunque sean chaparrones cortos así que no salgáis sin paraguas. Eso sí, si haces amigos taiwaneses nunca le regales uno. Eso para ellos significa que quieres romper la amistad. Cosas suyas…

 

  • les encanta comer y tienen una variedad gastronómica increíble. Aunque yo no terminé de cogerle el punto, ¿será porque su plato estrella es el tofu apestoso?

 

  • son adictos al bubble tea, lo beben a todas horas. ¡Y al helado!

 

  • es uno de los países más seguros de Asia, ¡y del mundo! Pero cuidado con las motos.

 

  • los taiwaneses son súper amables y muy simpáticos y si los veis caminando descalzos en algún parque es porque suele haber piedras colocadas estratégicamente para que masajeen los pies y activar así distintas zonas del organismo que mejoran la salud. La medicina tradicional china convive con la occidental.

 

  • podéis encontrar muchísimo Street Art en Taipei.

 

  • también hay una gran panorama de artesanos y hand made products para que nos olvidemos del “made in taiwan”.

 

En el mapa

Por último, os dejo por aquí un mapa con los lugares más destacados de Taiwán. Yo solo pude visitar Taipei y Jiufen porque en cuatro días no me daba para mucho más, pero por lo que he leído, el resto de lugares que os dejo en el mapa merecen mucho la pena. ¡Habrá que volver a esta isla!

 

En conclusión

Sí, merece la pena visitar Taiwan. O, al menos, para mi fue una sorpresa de las que gustan.

No esperaba tanta vegetación, ni tanta lluvia. Iba pensando que se parecerían bastante a los chinos pero están mucho más cerca de los japoneses en cuanto a amabilidad y simpatía. No imaginaba que hubiera buen transporte público. Y así un montón más de ideas preconcebidas que fueron desapareciendo según paseaba por Taipei y Jiufen. Cuidado con los prejuicios, a veces hacen que nos perdamos cosas buenas.

¿Conocías Taiwan? ¿Te ha sorprendido alguna de las cosas que has leído? Cuéntamelo en los comentarios y dime si visitarías este lugar.

 

Deja un comentario

CERRAR
×